699265550 info@serperro.com
Seleccionar página
En Georgia (EEUU) se esta promoviendo una iniciativa para que unos 20 perros que viven en un refugio pasen una semana en casas, algo como unas minivacaciones de “acción de gracias”.
Entre los elegidos estan aquellos que llevan más tiempo en el refugio o que sufren mayor nivel de estrés. Aunque no se trata de darle un hogar definitivo, si que se pretende aliviar este estrés, poder socializarlo en entornos urbanos, relacionarse con otros perros, etc…
Lifeline Animal Project, una organización sin ánimo de lucro, lanzó su primer programa anual “Home for the Pawlidays” este año. Durante la semana del “Día de Acción de Gracias”, los 20 perros se quedan “como invitados especiales en los hogares de las personas”, dijo la portavoz Karen Hirsch a “Today”. Lifeline ofrece alimentos a los hogares de acogida durante la semana.
En alguna ocasión alguna persona ha afirmado que se ha enamorado de su perro acogido, y ha optado por adoptarlo.
 
Es una bonita campaña donde más de una persona decidirá sacar del refugio y darle un hogar definitivo a su compañero de piso, en principio temporal. Pero la cuestión es si la vuelta al refugio de aquellos perros no adoptados definitivamente será buena o no. Hay quien dice que vuelven mejor, más relajados, etc…
Pero la pregunta que lanzo es la siguiente ¿la vuelta al refugio puede generar mayor estrés todavia? ¿Puede provocar daños emocionales como si fuera un nuevo abandono? Sobre estas cuestiones las asociaciones no han dicho nada, o simplemente no se ha realizado el estudio de las consecuencias. Pero tenemos el dilema moral, ¿esta iniciativa es buena o puede ser perjudicial emocionalmente? ¿Qué opinais?
 
Fuente: HUFFPOST. Hilary Hanson