Seleccionar página
Comparte :

Cuando hablamos de la procesionaria no nos referimos a una mujer asidua a las procesiones de Semana Santa, que las hay, hacemos alusión a la del pino, llamada científicamente Thaumatopea Pytocampa. Este nombrajo no nos indica nada concreto, pero cuando oímos el nombre de procesionaria del pino nos entran todos los males en el cuerpo, evitamos nombrarla tres veces por si aparece de repente como Bitelchús en la película de Tim Burton.

¿QUÉ ES LA PROCESIONARIA?
ciclo de la procesionaria

Ciclo vital de la procesionaria

Es la oruga que dará lugar a una mariposa nocturna, la cuál nunca imaginamos al verla que en su origen pudiera ser tan peligrosa. Esta larva inicial hace sus nidos en los pinos y se alimentan de sus agujas y brotes.

Vamos a describir su ciclo vital desde el mismo momento que está en el nido, pues bien, a finales del invierno y principios de primavera, estas orugas bajan al suelo formando una fila zigzagueante con el objetivo de buscar un terreno blando donde enterrarse, podríamos enumerar los meses entre marzo y mayo, aunque puede variar dependiendo las variaciones climatológicas. En este periodo es donde presenta el peligro real tanto para personas como para otros animales.

Una vez enterradas forman sus pupas para realizar la metamorfosis transformándose en una polilla adulta aproximadamente por el mes de junio, y se aparea para realizar su puesta entre julio y agosto, estos huevos los pondrán en las agujas de los pinos entre finales de agosto y principios de septiembre y al eclosionar las larvas, aproximadamente en octubre, resultantes se alimentarán y  construirán sus nidos comenzando de esta manera el ciclo.

¿DÓNDE RADICA EL PELIGRO?

Este se encuentra en las orugas que tienen pelos urticantes en el cuerpo, los cuáles son su sistema defensivo. Cuando un perro toca esos pelos se les puede clavar en la lengua, labios, encías, etc…liberando su toxina, produciendo picor, dolor intenso que se verá aumentado con la posterior vasoconstricción, reducción de llegada de sangre a la zona pudiendo producir necrosis. Si el perro llegara a tragar la procesionaria y no recibe el tratamiento adecuado, o a tiempo, podría  morir el can afectado.

Desgraciadamente, el tratamiento no es siempre totalmente efectivo y el perro acaba perdiendo parte de la lengua, labio…debido a que la zona afectada, como ya dijimos anteriormente, se necrosa.

Cuando el perro ha entrado en contacto con la procesionaria, que normalmente es por contacto oral, el can se muestra muy nervioso, realizando actos de deglución rápidos, tocándose la boca con las patas como si se intentara quitar algo,  hipersalivación (ptialismo); en pocos minutos puede tener incapacidad de cerrar la boca. Si ha ingerido la oruga, el perro sufrirá vómitos.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

Lo único que está en nuestra mano es lavar la zona afectada con abundante agua sin mucha presión pero con flujo constante, en el caso de hacerlo con una manguera. Es muy importante no frotar para evitar romper los pelos, que se encuentren en la zona afectada, y así liberen el veneno. La finalidad del agua es que arrastre los posibles restos de la oruga, pero evitando ingerirlos.

También se puede utilizar suero fisiológico en el caso que no tengamos agua, echándole de la misma forma descrita con el agua.

A continuación, y sin perder un segundo llevar inmediatamente a tu perro al veterinario, ya que es fundamental que se realice el tratamiento oportuno lo más rápido posible.

TENER EN CUENTA.
la procesionaria

Procesionaria

En la época donde la procesionaria baja al suelo hay que tener un cuidado especial y vigilar a tu perro en los paseos, en el caso que veas pinos cerca y sobre todo la posibilidad de una bolsa donde han podido estar las orugas no dejar suelto a tu perro. Ten mucha precaución si hay algún nido en el suelo pues, como sabes, ahí había orugas y quedarán restos de pelos urticantes, evita que tu perro esté cerca.

Los paseos por el campo, debido a la imposibilidad de controlar donde puede haber orugas, y más aún la zona mediterránea tenemos una población de pinos elevada,  deberán de ir siempre atados y controlados, todo por evitar los accidentes que nos puedan dar un susto como mínimo.

Fuentes:   turismograzalema

Enrique Ynaraja (2012).


Comparte :